Extinguir el fuego con agua: cuándo sí y cuándo no

Seguramente en alguna ocasión por un descuido, nos hemos encontrado con fuego y lo primero que se nos ha pasado por la cabeza es echar agua. Pero, ¿siempre hay que utilizar agua para combatir un incendio? La respuesta es no, cada material inflamable debe ser extinguido de una forma diferente.

El agua es un agente extintor que absorbe el calor y es incombustible, por lo que no puede arder. Cuando echamos agua, ésta absorbe el calor que el combustible desprende transformándose en un gas, vapor de agua, evitando así que el combustible no pueda seguir reaccionando con el oxígeno. En algunas ocasiones, los bomberos utilizan unos pitones especiales en sus mangueras que lanzan agua en unas gotas muy pequeñas, lo que facilita que el agua se convierta en vapor y se acelere el proceso de extinción.

Sin embargo, es conveniente saber que hay ocasiones en las cuales, el agua no es el mayor enemigo del fuego y que además, puede empeorar el incendio. No es eficaz utilizar agua en fuego por aceite, gas, grasa ni aparatos eléctricos. Por ejemplo, al echar agua en una sartén con aceite caliente, el agua se vaporiza arrastrando gotas de aceite que prenderán inmediatamente. En estos casos, es necesario utilizar un extintor de incendios adecuado para cocinas o en caso de no tenerlo, humedecer un paño, escurrirlo y echarlo sobre la sartén.

Deja un comentario